Blog

5 TRUCOS PARA TENER TU HABITACIÓN FRESQUITA EN VERANO

En los meses más calurosos del año, como son Junio, Julio y Agosto el sol aprieta y las temperaturas suben provocando que nuestras casas se vuelvan calurosas. Esto es un problema, principalmente cuando nos vamos a dormir ya que el calor puede producir malestar y hacernos sufrir insomnio justo cuando más lo necesitamos.

Para que esto no ocurra y puedas dormir tranquilamente incluso cuando las temperaturas más altas sean. Con estos 5 trucos vas a poder mantener tu habitación fresca para poder dormir de la mejor forma.

 

1. Abre las ventanas durante el día y la noche.

Quizás suene extraño, pero es algo que debemos hacer todos los días para conseguir el efecto de frescor en nuestra habitación. Es importante abrir las ventanas a primera hora, cuando nos levantamos y cerrarlas antes de que empiecen a subir las temperaturas durante el día, 09:00 aproximadamente.  Posteriormente, cuando se ponga el sol, es importante volver a dejar la ventana abierta para aprovechar la bajada de temperaturas del día. En el anterior blog, os contamos las ventajas de abrir o no la ventana.

 

 

2. Baja los estores o persianas durante las horas de más calor

Parece algo simple pero muchas veces se nos olvida. Es muy importante que durante las temperaturas de más calor las persianas o los estores estén totalmente bajados y el sol no entre directamente a las habitaciones. Además de tener las ventanas cerradas para que el aire caliente no entre es muy importante que los rayos de sol no entren directamente a la habitación. ¡Recuerda que los estores son tendencia en la decoración!

 

 

3. Cambia las sábanas con más frecuencia

Cuando cambias las sábanas siempre sientes un golpe de frescor al abalanzarte sobre ellas, pero no únicamente te refresca a ti, sino también a tu habitación. Los sudores durante la noche o incluso las temperaturas del día cargan las sábanas de olores o temperatura lo que al tacto siempre transmitirán más temperatura. Lo mismo ocurre con las fundas de almohada. Además, recuerda que es muy importante usar fibras naturales para que sean transpirables. Evita a toda costa el poliéster en verano. El lino es una muy buena opción.

 

4. El juego de puertas, clave.

Siempre tenemos alguna que otra habitación que está expuesta a más horas de sol y calor. No tengas miedo por éstas, si realizas los trucos 1 y 2 no debes tener miedo a cerrar la puerta. Evitarás propagar los posibles aumentos de temperatura de ésta por toda la casa  y mantendrás la buena temperatura conseguida en el resto de la casa.

 

5. Evita las bombillas incandescentes

En la habitación, cuanto menos luz artificial uses, mejor. Las bombillas incandescentes, a pesar de consumir muchísimo más, desprenden energía calorífica por lo que deberás cambiarlas bombillas fluorescentes. Cuanta menos luz artificial, menos sensación de calor, asegurado.

 

Con estos 5 sencillos pasos, ¡Ya no tendrás excusa para dormir fresquito en verano!

Productos relacionados

Deja tu comentario